Mundo Árabe e Islámico: Israel vs Palestina


Mundo Árabe e Islámico: el conflicto Israel Palestina


jueves, 2 de diciembre de 2021

La historia del mundo árabe es larga y, por sobre todas las cosas, complicada. Los conflictos en esta región del mundo son parte principal de su realidad. En este artículo le compartimos un breve resumen de la historia del conflicto entre Israel Palestina



Los inicios del conflicto 

Todo comenzó cuando Napoleón Bonaparte propuso una patria judía en Palestina en 1799, a raíz del asedio de Acre durante su guerra contra el Imperio Otomano. El comandante, fue derrotado en su intento de conquista.

El deseo del francés de establecer una fortaleza europea en el Medio Oriente fue revivido por los británicos 41 años después. El secretario de Relaciones Exteriores, Lord Palmerston,  escribió a su embajador en Estambul, instándolo a presionar al sultán para que abriera Palestina a los inmigrantes judíos para así contrarrestar la influencia del gobernador egipcio Mohammed Ali.

Para ese entonces, había alrededor de 3.000 judíos viviendo en Palestina; pero los benefactores ricos, como el aristócrata francés Baron Edmond de Rothschild, comenzaron a patrocinar a otros en Europa para unirse a ellos y establecer asentamientos, el más notable es Rishon Le Zion, fundado en 1882.

En 1907, Gran Bretaña comenzó a considerar necesario establecer un "estado amortiguador" en el Medio Oriente para reforzar su dominio. Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, esta nación comenzó a desconfiar de los "mahometanos" e intensificaron su interés en desarrollar una presencia aliada en Palestina, entre otras cosas para fortalecer su dominio del Canal de Suez.

En 1915, el político del Partido Liberal, Herbert Samuel, redactó su memorando secreto: “El futuro de Palestina”. Este fue respaldado por el gabinete y así comenzó, gradualmente, la conversión en un estado judío autónomo bajo el protectorado del Imperio Británico.

En 1917, “La Declaración Balfour” del gobierno británico, declaró su apoyo al establecimiento de un hogar nacional para el pueblo judío. Esto implicaba que los británicos asumían efectivamente la propiedad de una tierra que muchos argumentarían que no tenía ningún derecho legal a regalar.

La Sociedad de Naciones reconoció en 1922 el mandato británico de gobernar Palestina bajo la jurisdicción de Samuel Herbert. Este jugó un papel decisivo en la promulgación de al menos 100 iniciativas legales para establecer una presencia judía, incluido el reconocimiento del hebreo como idioma oficial y permitir separar el sistema educativo judío y el ejército judío. 

Con el paso de los años, explotaron protestas masivas contra la inmigración judía. El movimiento palestino intentaba, en vano, contrarrestar y resistir lo que sus miembros consideraban una usurpación respaldada por el músculo militar y diplomático de la Gran Bretaña imperial.

Una de las tragedias más importantes sucedió en 1929 en el Muro de las Lamentaciones conocida como la Revuelta Buraq. Allí, casi 250 judíos y árabes murieron; muchos más resultaron heridos. Tres musulmanes fueron ejecutados por el sucesor de Samuel, Sir John Chancellor, por su participación en los disturbios; acto de brutalidad destinado a disuadir.

Pero las protestas continuaron, alcanzando un punto álgido en 1933, cuando llegaron más inmigrantes judíos para hacerse un hogar, la afluencia se aceleró de 4.000 en 1931 a 62.000 en 1935. 

En 1936, la intensidad de la oposición palestina resultó en una huelga general de seis meses de duración. Esta concluyó en una reacción violenta donde se destruyeron hogares palestinos.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, las potencias mundiales dirigieron toda su atención a poner fin a la violencia en Palestina. Para ello, la Asamblea General de la ONU ofreció voluntariamente la Resolución 181, que proponía crear un nuevo estado en Palestina al oeste del río Jordán: uno para judíos y el otro para árabes.

La resolución fue rechazada por los palestinos, quienes argumentaron que los residentes judíos no poseían más del 5.5% de la tierra en ese momento y, por lo tanto, no tenían derecho a recibir 56%, además de la legitimidad internacional que la acompaña. El júbilo judío se encontró con la hostilidad árabe y estalló una guerra civil.

A pesar de todo lo sucedido, en 1948 el primer primer ministro israelí David Ben-Gurion proclama oficialmente el estado de Israel en Tel Aviv.

El desplazamiento del pueblo palestino se marca todos los años en el "Día de la Nakba", llamado así por una palabra árabe que significa "catástrofe". En el, los palestinos pronuncian discursos, celebran manifestaciones y blanden las llaves de las casas que se vieron obligados a abandonar y que todavía esperan recuperar.

La Asamblea General de la ONU aprobó en 1948 la Resolución 194, donde se reconoce que el pueblo palestino que quiera regresar a sus hogares y vivir en paz con sus vecinos debe tener derecho a hacerlo lo antes posible. Sin embargo, Israel tomó la noción como una amenaza a la naturaleza exclusivamente judía del nuevo estado

Un año después, la cámara establecería el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (OOPS) para los refugiados de Palestina en el Cercano Oriente para brindar más apoyo a los desplazados.

La Organización de Liberación Palestina fue fundada en El Cairo en 1964, dedicada a luchar por la "liberación de Palestina" a través de la revolución armada.

El avance militar de Israel en la Franja de Gaza, Cisjordania, los Altos del Golán y el Sinaí egipcio en 1967 provocó un nuevo derramamiento de sangre. El Consejo de Seguridad de la ONU aprobar la Resolución 242 que ordenaba retirarse de los territorios que consideraba ocupados. El consejo fue ignorado.

En Jordania sucedió el "Septiembre Negro" de 1970. El Consejo de Seguridad pidió un alto el fuego y exigió nuevamente que Israel se retire de sus incursiones de 1967. Nuevamente Israel se negó.

Las invasiones continuaron por años, a veces intervenidas por treguas incomodas que encontraban rápidamente su fin tras algún ataque nuevo. 

La historia sin fin

Desde ese momento, la violencia ha regresado, con Israel declarando la guerra a Hezbollah en el Líbano en 2006 y lanzando repetidos ataques contra Hamás en Gaza, incluida la Operación Plomo Fundido (2008), la Operación Pilar de Defensa (2012) y la Operación Margen Protector (2014). Más violencia estalló en el Día de la Nakba tanto en 2017 como en 2018, este último lo suficientemente grave como para merecer una investigación de crímenes de guerra de la ONU.

Actualmente, en el 2021, Israel ha creado una barricada en la Plaza de la Puerta de Damasco en Jerusalén. Este es un lugar de reunión popular para los palestinos durante Ramzan. Tal acción derivó en protestas; a lo cual Israel respondió limitando el número de personas que pueden rezar en Al-Aqsa, considerada la tercera mezquita más sagrada del Islam , en Jerusalén. Como consecuencia, los enfrentamientos estallan y se extienden a Gaza y Cisjordania.


La historia de Palestina e Israel esta plagada de conflictos y acontecimientos violentos.  Y aunque todo parece estar definido, los movimientos como Free Palestine continúan impulsando esta historia.

La complejidad y novedades de esta realidad, son el impulso que motiva a muchos apasionados por la historia a estudiar la realidad del mundo oriental. Por eso, si usted es una persona que también le interesa sumergirse en la historia que define esta realidad, estudiar el Máster en Mundo Árabe e Islámico es el camino a seguir. 

¿Por qué estudiar el Máster en Mundo Árabe e Islámico?

La historia esta llena de diversos momentos, lo cual permite que cada persona se especialice en aquello que mayor interés le genera. 

El objetivo de este máster es el estudio de la realidad del mundo árabe e islámico. Al estudiar el Máster en Mundo Árabe e Islámico se busca que el alumno pueda aprender y formarse de la mejor manera posible, sobre el amplio alcance del mundo árabe e islámico y su complejidad. Todo esto se logra el estudiar esta realidad abarcando cuestiones como son la lingüística, la historia, la arqueología, la religión, el dominio de la palabra, entre otros temas.

Este master le permite al alumno estudiar estos aspectos de la historia desde una mirada multidisciplinar, lo que permite obtener una amplia formación, orientada a su especialización académica y a la iniciación en la actividad investigadora sobre los estudios del mundo árabe e islámico.

Al estudiar este master, el estudiante se sumerge en una iniciación a la metodología de la investigación sobre el mundo árabe e islámico, mediante el descubrimiento por parte del alumno de procedimientos básicos referidos a ésta

El Máster en Mundo Árabe e Islámico se asegura  que quienes decidan estudiar esta disciplina se comprometan a transmitir de modo responsable los hechos pasados del mundo clásico y sus efectos en la realidad actual, para así formar a los futuros protagonistas de la humanidad y evitar que comentan los mismos errores. 
 
Si es una persona con hambre de conocimiento este máster es ideal, ya que el historiador no deja de estudiar, investigar y analizar los hechos que se explican la realidad actual del mundo árabe e islámico. Si cree que en el pasado se esconden todos los secretos que harán posible modificar positiva o negativamente el presente; y si tiene muchas curiosidades sobre eventos que necesita responder; son algunas de las razones que justifican porque debería estudiar el Máster en Mundo Árabe e Islámico

El Máster en Mundo Árabe e Islámico esta destinado a todas aquellas personas que sean graduados universitarios y profesionales interesado en aprender más sobre esta realidad de  Oriente. 

¿Dónde estudiar el Máster en Mundo Árabe e Islámico?

Si actualmente reside en España, la Universidad de Barcelona ofrece en su amplia oferta académica la posibilidad de estudiar el Máster en Mundo Árabe e Islámico de modo presencial y online.

Si este master o alguna otra oferta académica de la Universidad de Barcelona ha llamado su atención, puede obtener más información al completar el formulario con sus datos personales.




Solicita Información al Instante



Al solicitar informes autorizo a estudiaradistancia.com.es, a sus dependientes, subcontratados o asociados a contactarme para asesorarme en relación a cualquiera de las universidades y programas existentes en el territorio español.