Ecología Marina: los arrecifes de coral


Ecología Marina: la importancia de los arrecifes de coral


jueves, 25 de noviembre de 2021

Los océanos son un universo complejo, un misterio a resolver. Sin embargo, sabemos que estos son una parte vital de nuestra existencia y es por eso que protegerlos es una obligación. En este artículo le contamos sobre los arrecifes de corales y su rol en la ecología marina.



¿Qué es un Arrecife de Coral?

Estos son uno de los ecosistemas más diversos del planeta. Este ecosistema marino ocupa alrededor del 25% del total de la biodiversidad marina que existe en los océanos. 

Los arrecifes de coral están formados por complejas estructuras de carbonato cálcico y albergan en ellos una inmensa variedad y cantidad de animales y plantas acuáticas. Los arrecifes estan compuestos principalmente por organismos de corales pétreos, los cuales se caracterizan por un esqueleto calcáreo duro. Estos constituyen una extensa estructura calcárea que los conecta entre sí, lo que genera una amplia colonia que crece y evoluciona continuamente. Algunos de los arrecifes llevan existiendo hace más de 50 millones de años.

Esta parte de la ecología marina es uno de los depósitos naturales de carbono más necesarios para conseguir la adaptación y mitigación del cambio climático.

¿Por que son importantes los arrecifes de coral?

El valor de este miembro de la ecología marina es invaluable. Los arrecifes de coral son quienes protegen las costas contra la erosión y los embates de las olas. Además, son el hábitat del 25% de especies marinas, incluyendo las de consumo humano; lo cuál los vuelve de gran importancia para la pesa. 

Los océanos son uno de los grandes pulmones del planeta y los arrecifes coralinos contribuyen en la reducción de gases de efecto invernadero, además de que miles animales como medusas, crustáceos, tortugas, serpientes de mar, estrellas de mar, entre otros, se benefician de ellos.

El blanqueamiento: el enemigo invisible

El accionar humano ha provocado severos daños al ecosistema. El cambio de las temperaturas de los océanos, consecuencia del cambio climático, ha generado el blanqueamiento del coral, lo cual es su enfermedad y, en algunos casos, su sentencia de muerte. Esto también es consecuencia del turismo desmedido y el uso de los bloqueadores solares.

Los especialistas alertaron sobre los primeros indicios de este fenómeno a principios de los años ochentas, pero fue hasta 1997 cuando tuvo lugar el primer blanqueamiento masivo de esta especie a escala global, por el que miles de corales se blanquearon y murieron. Unos años después, en 2010, ocurrió el segundo blanqueamiento a escala global.

“El blanqueamiento del coral es una respuesta al estrés (...) y su habilidad de proveer alimento se ve truncada”. - Ruth Gates, bióloga marina especializada en arrecifes de coral y ex directora del Instituto de Biología Marina de Hawaii:

Cuando el coral empieza a debilitarse porque pierde la capacidad de obtener alimento, se convierte en un esqueleto blanco. Si el tono de este blanco es muy vivo, es porque aún esta vivo, aunque ya no permite que algo crezca en el. Si el color es más bien un blanco pálido, el coral lleva muerto varios días o meses.

En los últimos treina años hemos perdido el 50% de los corales. El deterioro que hemos generado es tal que la Organización de las Naciones Unidas estima que para el año 2050 el mundo podría decirle adiós definitivo a los corales que son una pieza fundamental en los ecosistemas marinos.

Esto debería de ser de gran relevancia para nosotros. Hemos mencionado que más del 25% de la fauna depende de los arrecifes de coral, que son su sitio para vivir y proveerse de alimento. En los corales, se mantiene una relación simbiótica con las algas, que les proporcionan los nutrientes y la energía necesaria para abastecer de alimento a los demás organismos. En otras palabras, sin corales, perdemos no sólo una parte importante de nuestro ecosistema; sino que también la pesca sufrirá complicaciones.

Además, otra de las consecuencias es que el océano es el origen de la vida en el planeta, ya que controla el clima, la temperatura y el oxígeno. Sin un océano saludable, no hay un planeta saludable. Los efectos del blanqueamiento no afectan nomás a los oceános, traen problemas a nuestro sistema social, económico y de salud.

En el mundo, más de mil millones de personas dependen de los arrecifes, siendo su principal fuente de alimento. Por otra parte, diversas comunidades basan su cultura e ideología en el agua y la madre tierra, y sin estos recursos naturales su identidad se vería trastocada. En algunos lugares es una importante fuente de ingresos para comerciantes locales, nacionales e internacionales, quienes abastecen de alimentos a tiendas, hoteles y restaurantes.

Otra de nuestras preocupaciones deberían ser los desatres naturales como los ciclones y tormentas tropicales; ya que perdemos las barreras naturales, los corales, que ayudan a que el impacto sea menos cuando estos desastres llegan a la tierra.

Manos a la obra

Como individuos, podemos llevar a cabo ciertas acciones que ayudan a disminuir el riesgo al que se enfrenta esta especie.

  • Evitar utilizar sustancias químicas cuyos componentes desconocemos, ya que dichas sustancias llegan en grandes cantidades al océano, lo que puede resultar tóxico para las especies que habitan en él. 
  • Llevar a cabo un uso adecuado de las sustancias químicas que se utilizan para la limpieza reducirá la cantidad de químicos artificiales que terminan en los mares. 
  • Respetar la flora y la fauna para no amenazar la vida de cientos de especies. 
  • No invadir los arrecifes. 

Hemos experimentado una mejora en el 2014, al encontrar una cobertura de más del 14%, lo que indica una recuperación significativa . Y, además, en el 2019 se recuperaron el 2% de su cobertura. Todo esto fue posible gracias a la creación de fondos y estrategias de financiación para la conservación de estos miembros de la ecología marina, así como la inclusión de los arrecifes de coral en la agenda política.

Pero aquí no se debe acabar el accionar. Los países del Caribe que han contratado el Protocolo SPAW  se comprometen a el objetivo de restablecer las condiciones más favorables para la regeneración natural de estos ecosistemas excepcionales. Además, se buscarán crear áreas marinas protegidas para su conservación, un ordenamiento pesquero con un enfoque sostenible y la disminución de los impactos por actividades humanas a través de la aplicación correcta de evaluaciones de impacto ambiental.


Los oceanos son una parte fundamental de nuestro planeta y de nuestra existencia. Cuidarlos es nuestro deber y responsabilidad ya que, aunque los daños son invisibles a nuestros ojos, las consecuencias no lo son. Este espacio tan rico y diverso, es fuente de vida y de investigaciones constantes que no paran de sorprendernos; es un mundo nuevo y en gran parte desconocido.

Si usted creen en la importancia de la ecología marina y tiene un interés por descubrir los secretos que se esconden debajo de las aguas a la par que protege este espacio; entonces el Máster en Ecología Marina es ideal.

¿Por qué estudia el Máster en Ecología Marina?

Nuestro mundo es tan gigantesco que aún nos queda mucho por conocer; sobre todo respecto a los oceanos. El Máster en Ecología Marina le permite acercarse a esta realidad para resolver todas sus dudas y descubrir nuevas. 

El máster le permite al estudiante adquirir los conocimientos básicos sobre la ecología marina pero, además, lo prepara para la complejidad de esta actividad y los problemas a los que se enfrenta por el gran desarrollo que ha tenido en los últimos años. 

Estudiar el Máster en Ecología Marina le garantiza un marco teórico diverso y un campo laboral que es equivalente, abarcando temas como Acuicultura, Gestión pesquera, Reservas Marinas, Gestión Costera integral, Protección del entorno, Evaluación del Impacto Ambiental, Vertidos por emisarios, Mareas rojas, Especies invasoras, Detección y seguimiento de contaminantes, además de toda la problemática relacionada con el Cambio Climático y la Calidad Global del entorno marino.

Si su interés por los oceanos es latente, el Máster en Ecología Marina le permitrá estudiar sobre el orígen y evolución de los océanos; modelos sobre el funcionamiento de ecosistemas marinos; el flujo de energía y ciclos biogeoquímicos; entre otras cosas. Todo acompañado de la promesa de siempre tener algo nuevo que estudiar, porque el mundo del oceano es todavía un mistero a resolver.

¿Dónde estudiar el Máster en Ecología Marina?

Si actualmente reside en España, la Universitat de les Illes Balears le brinda la oportunidad de estudiar de su amplia oferta académica el Máster en Ecología Marina de manera presencial con los mejores profesores.

Si este Máster resulta de su interés o le gustaria consultar sobre alguna otra oferta académica, puede obtener más información completando el formulario con sus datos personales.




Solicita Información al Instante



Al solicitar informes autorizo a estudiaradistancia.com.es, a sus dependientes, subcontratados o asociados a contactarme para asesorarme en relación a cualquiera de las universidades y programas existentes en el territorio español.